Gemelas 31 meses

¡¡Cucuuu!!

¿Cómo estáis amiguitos?

¡¡Vuelta a la rutina!!

Siii, ya estamos de vuelta y aunque descansar lo que se dice descansar, he descansado poco, pero lo que he disfrutado de mis niñas que no nos hemos separado absolutamente para nada durante el mes de Agosto, hace que aunque me guste la rutina inevitablemente las eche de menos.

Aunque haré un post de nuestras vacaciones, os adelanto que estas señoritas se lo han pasado pipa y que han disfrutado de la playa como no podía imaginar.

A sus 31 meses ya han logrado conseguir los

RETOS CONSEGUIDOS

 Comemos absolutamente de todo y nos encanta probar platos nuevos

Sabemos llenar solitas nuestro vaso con la bebida que contenta la botetlla que nos dan, zumo, agua, leche, etc.. 

Identificamos sin problema todas las partes del cuerpo

Contamos empleando los dedos de las manos

Sabemos lo que es arriba / abajo – dentro – fuera / grande – pequeño / poco – mucho /

Sabemos el nombre de la familia, mascotas, amigos, vecinos e incluso los coches de cada uno jajaja, es un juego que hacemos en el garaje cada día. 

Tenemos controlado el adiós pañal, excepto en la noche que no arriesgamos ya que cuando bebemos mucho líquido con tantas horas de sueño no aguantamos siempre.

Nuestras construcciones son cada vez más complejas

Jugamos a imitar cuidando de nuestros bebés, cocinando, limpiando la casa

Nos encanta meternos en la piscina y en la playa, nos pasaríamos el día en el agua y además sabemos bucear ¡Aplausooooooooooo!

Jugamos a echar carreras con la bici o corriendo

Saltamos los bordillos a la de tres

Nos encanta pintar y leer cuentos

Amamos incondicionalmente a nuestra perrita Bimba y nos encanta pasearla solitas 

Sabemos diferenciar los días de la semana, de lunes a viernes guardería y fines de semana ¡¡Fiesta!!

Repetimos absolutamente todo lo que nos dicen, ahora mismo cuentan con un amplio vocabulario y aunque su pronunciación no es perfecta, podemos mantener sin problema conversaciones con ellas, es increíble lo que han avanzo en este mes.

Nos peleamos mucho por los mismos juguetes, pero nos defendemos a muerte cuando regañan a alguna de nosotras, también nos abrazamos, besamos y hacemos cosquillas, en definitiva, no sabemos estar la una sin la otra.

Seguimos con mamitis , especialmente Julietta, anoche me decía que no quería ir a la guarde porque se iba a quedar sin su mamá ¿Me la como? Ella es la que más me pide brazos cada vez que llora, pero ojo al dato, los brazos que piden no la valen estando sentada, me dice que me levante y que la coja y claro, quiere que esté de pie, ideal para la espalda 😛

Los berrinches siguen siendo intensos, hasta el punto que cuando una se tropieza o la sucede algo que la frustra, sólo puedo ir yo, no vale nadie más, ni papá, y como alguien tenga la brillante idea de intentar ayudarla, es digno de ver. Sin ir más lejos el otro día Julietta se tropezó.. una vecina la intentó ayudar y gritaba , NOOOOOO, mamáaaaa, así que se levantó del sitio donde la habían sentado y se fue corriendo al lugar del “accidente” lanzándose en plancha como #superman jajajaja.. me río porque pudimos verlo todo en cámara lenta, entonces ya acudí no se si bien hecho o no, en su ayuda y la cogí en brazos. Tremendo lo cabezotas que son con los berrinches. Lo mejor, hablar en tono tranquilizador y tener mucha, mucha, pero que mucha paciencia.

A su favor diré que en nuestra primera escapada de vacaciones 2018,  disfrutamos infinito con ellas, estuvieron mucho más tranquilas que en la playa. 

Ya hemos ido al parque acuático, al parque de atracciones y lo disfrutamos muchísimo, así que si tenéis en mente ese plan adelante porque es muy divertido, aún quedan días.

Seguimos siendo dormilonas, once horas de noche.. incluso doce  y nuestra correspondiente siesta que se puede alargar el tiempo que papá y mamá quieran. 


En esta bonita etapa tenemos que ser pacientes y dedicarles todo el tiempo posible, evitar gritarles aunque no sea fácil , transmitirle seriedad cuando procede pero cogiendo aire y desde la calma.

Un consejo es que habléis mucho con ellos, yo he observado que aumenta su vocabulario, su lenguaje cada vez es más claro y os prometo es muy divertido ver como esas lenguas de trapo tratan de aprenderlo todo, todito, todo.

A nuestros hijos les encanta que juguemos con ellos, no hay mejor plan, por eso dedicarles ese ratito, por ejemplo ayudando a construir animales, trenes, torres, aprovechando este juego para repasar los colores de las piezas y por supuesto al final y como parte del juego, ayudando a recoger.

Cuando eres madre de gemelas eres consciente de la capacidad tan grande que tienes de paciencia, de lo concentrada que debes estar, porque si tienes dos hijas inquietas, despiertas y curiosas como lo son Carlotta y Julietta, necesitas vitaminas para estar al % con ellas, aunque reconozco hay días de berrinches que miras el reloj con ganas de que llegue la hora de dormir, su hora de dormir para poder respirar con calma y desconectar un ratito, así que no os sintáis mal por tener este tipo de deseos jajaja, no somos malas madres queridas, somos personas y como todo hijo de vecino, necesitamos desconectar y descansar.

Ahora me despido, deseando leer vuestros comentarios y experiencias de esta etapa tan chuli 😛

¡¡Feliz semanita!!

Besos mil

N

 

No Comments

Leave a Comment