La educación de nuestros bebés y su futuro como adultos

¡Cu cuuuu!

¿Qué tal familia? ¿Cómo vais sobrellevando el calor? Parece que hoy calienta con más ganas.

Hoy quiero hablar y por supuesto intercambiar opiniones con vosotros sobre algo que creo nos preocupa por encima de todo, la educación de nuestros hijos.

Desde que me quedé embarazada es algo que forma parte de mis pensamientos diarios y que me preocupa, sin quitarme el sueño por supuesto, tampoco se trata de obsesionarnos.

Las primeras influencias que reciben nuestros hijos ya sean positivas o negativas son por parte de los padres. Somos nosotros la base de estos cimientos que debemos forjar bien y para eso necesitamos el ingrediente principal, aunque a veces los nervios se apoderen de nosotros, PACIENCIA.

La paciencia es una herramienta básica que todo padre necesita, pero a eso y especialmente a partir de los tres años en adelante, añadiremos LOS LÍMITES y LAS NORMAS.

Creo que todos coincidimos en cumplir un objetivo con nuestros pequeños,  lograr que aprendan a que no todo se puede conseguir y tienen que admitirlo pero sin rabietas. Igualmente tienen que saber que hay normas en casa que no es necesario repetir a diario, ya que forma parte de sus tareas, al igual que nosotros tenemos las nuestras.

Para establecer normas y límites primero los progenitores tenemos que tener varios puntos muy claros o vamos por muy mal camino.

1 –  Unidad de criterios, no contradecirse y no discutir ante los hijos.
2 –  Ejemplaridad, coherencia y concordia.
3 – Asumir los dos las responsabilidades educativas.
4 –  Mantenerse constantes en la línea educativa emprendida.

¿Y vosotros, cómo vais de paciencia? ¿Formáis un equipo con vuestra pareja a la hora de educar a vuestros hijos dejando diferencias fuera?

Y en el caso de las nuevas familias  reconstituidas que están tan de moda ¿Qué tal se os da la educación en equipo? ¿Aceptan vuestros hijos las normas de vuestra pareja? ¿Son buenos ejemplos para los hijos en común aL tener patrones educativos diferentes?

Desde que me quedé embarazada leo muchísimo sobre la importancia de educar bajo la inteligencia emocional, cada día es un reto, una vivencia y si se hace bien, puede ser algo maravilloso.

Los bebés son esponjas y todo lo copian, sobre todo en la edad de mis petus. 16 meses dan para mucho, si gritas, gritan, si lloras se preocupan, si susurras , susurran, si das un golpe en la mesa con la mano, repiten la escena.. si das palmas, aplauden, si te pones las manos en la cabeza a modo asombro, te repiten, etc, etc, etc, por lo tanto, sabiendo que absorben toda la información que reciben a diario, creo que lo tenemos muuuuucho más fácil que con niños con su personalidad ya formada.

  • Un padre / madre , castigan a su hijo o lo pegan por haber pegado a su otro hermano.
  • Un padre/madre le pide a su hijo que no alce la voz pero se lo dice chillando.
  • Un padre/madre le dice a su hijo que evite golpear las cosas mientras él se deja las manos golpeando la mesa.
  • Un padre/madre discute elevando la voz con su pareja sobre un asunto de educación de los niños empleando lo que no queremos que nuestros hijos hagan , golpear, alzar la voz.

Si no damos ejemplo, cómo vamos a conseguir que nuestros hijos sean emocionalmente inteligentes.

Como veis, es muy fácil caer en el error de transmitirle a nuestros hijos una influencia negativa, es por ello que debemos hacer uso del ingrediente principal , PACIENCIA, mucha PACIENCIA para cada día y por supuesto, ponernos en el lugar de los demás.

Hace poco leía un caso que decía…  Tu hijo hace algo mal y la emprendes con él con un gran enfado, gritándole, golpeándole, llámese colleja o tirada de orejas …   en ese momento, qué pasaría si tú hijo hace algo mal en el colegio por ejemplo,  y la reacción del profesor es gritarle y “pegarle”. Tu reacción sería ir a por el profesor, emprenderla contra él , indignarte, poner una reclamación en el colegio para que no se vuelva a repetir que esa persona trate de esa forma a tu hijo.

Está claro que genéticamente hay un porcentaje importante sobre la estructura de nuestra personalidad (temperamento, inteligencia, aptitudes), pero, otras muchas son fruto del entrenamiento o del contagio, así que papis y mamis, paciencia, que es la madre de la ciencia y vamos a intentar solucionar los conflictos del día a día de forma más pacífica, especialmente con estos pequeñines que ahora son tan frágiles y tan dependientes de nosotros.

¡Feliz día!

Besos mil

N

20841357_10156078439114453_691144561_o

#porunmundomejor

 

brand


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *