¡¡Felices tres años princesas!!

¡¡Cucuuu!!

¿Qué tal amiguitos? Aunque el cumple de mis peques fue el domingo y las felicité por las redes, se merecen su post en el blog.

Pensar que mis niñas tienen ya tres años os juro me provoca una sensación súper extraña y el motivo lo tengo claro, no quiero que el tiempo pase tan deprisa y quiero disfrutar de cada momento con ellas.

Tres años dan para mucho.. son 1095 días en los que no nos hemos separado ni una sola noche, ni un sólo día, excepto en sus horas de guarde por nuestro trabajo.

Hay gente que dice que tenemos que salir más, especialmente por nosotras como mujeres, que los hijos no son todo y que necesitamos ese espacio. Me parece fenomenal… pero yo soy tan feliz con mis niñas y haciendo planes con ellas, que no me planteo otra vida por el momento. Ya crecerán y entonces no dependerán de mi y vendrán las lamentaciones.

El cambio que han pegado estas dos princesitas en los últimos meses es brutal y es que como decía antes, tres años dan para mucho.

Cambios en Carlotta y Julietta

  • Mantenemos completas conversaciones con adultos.
  • Queremos saberlo todo… y la pregunta más sonada es “¿Cómo se llama?”
  • Sacamos nuestra personalidad y como hablamos por los codos justificamos nuestras acciones.
  • Somos más sensibles a noticias tristes. El caso de Julen las ha llegado el alma 🙁
  • Hacemos planes para el fin de semana sugiriendo. Como por ejemplo “mamá el sábado vamos a la pisci”
  • Cuando algo se rompe o se gasta, se lo decimos a papá y mamá para que lo arreglen o compren más.
  • Nuestro vocabulario en inglés parece que por fin despega ya que lo usamos con más frecuencia y nos encanta escuchar canciones en inglés.
  • Nos encantar contar (números), incluidos los dedos de la mano.
  • Lo nuestro con la música debe ser que va en los genes, tenemos cada un repertorio más amplio de canciones, las cuales entonamos bastante bien.
  • Seguimos con los juegos de siempre, cada vez más profesionalizado todo.
  • Nuestras pelean continúan, pero no sabemos vivir la una sin la otra y es que creemos que ha quedado claro que nuestro amor es especial y único.
  • Somos muy limpias y a la mínima que nos mojamos o manchamos queremos cambiarnos de prenda.
  • Hablando de ropa en casa nos desnudamos solitas, especialmente Carlotta es la que tiene soltura a la hora de quitarse polos, sudaderas e inclusive es capaz de ponerse un jersey solita, ahora sólo falta saber que la etiqueta va siempre detrás jejeje.
  • Seguimos durmiendo como de costumbre.
  • En las comidas en cuanto nos sacan de casa ya no somos tan glotonas y o nos dan de comer antes de salir o nos revolucionamos, por lo que más que comer guarrean.
  • Socialmente no tenemos problema, son niñas muy extrovertidas aunque todo después de una primera toma de contacto.
  • La mamitis sigue intacta, aunque llevo unos días cada vez que me llaman, delegando en Guille que sea él quien las atienda para que no sean tan dependientes de mi.

Lo que os digo, tenemos niñas pequeñas, se acabaron los bebés, excepto cuando duermen , que veo esas caritas, escucho esos suspiros de bebote y veo esas manitas regordetas que aprovecho para comérmelas a besos.

Si supieran cuanto las admiro, cuanto las quiero y cuanta felicidad me aportan. Son mi felicidad, mi motor, mi vista al futuro, también mi estrés y mis preocupaciones, pero sin duda, desde que supe que estaban en camino, cambiaron mi vida para mejorarla.

Teníamos pensando por su cumple pasar el día en Safari Madrid, pero entre el partido de Andreas y que de salud no andaban muy católicas, preferimos cancelarlo para otro día que podamos aprovechar sin otros eventos que no nos partan y por supuesto con la salud al 100%. Así que plan B y salimos con amigos a comer. El día anterior estuvimos en casa de la abuela paterna celebrándolo y este finde toca en casa de mi madre.

¿Será por celebraciones? De momento nos libramos de hacerla con sus amiguitos de la guarde porque habrá mucho tiempo por delante, pero lo que si hacemos es llevar un regalito.

El primer año llevamos un chupetero personalizado de madera para cada niño, iba en un cofre y dentro metimos un corazón con el número 1. El número lo hicimos con la huella de Carlotta y Julietta, cada cara llevaba la de una de ellas. Os dejo el link AQUÍ, por si queréis leerlo.

El segundo año compré MI PRIMER LIBRO DE STIKETS, además de aspitos y chupa chus. Os dejo el LINK para que cotilleéis.

Y este año os lo cuento en el próximo post.

Ahora me despido, con un montón de planes por delante para estos tres añazos de mis peques. Es un año de cambios, comienza el cole y tengo en mente alguna actividad que os iré contando, así que ya sabéis , atentos al blog.

Y ahora me despido, deseando a mis hijas los tres añitos más felicies del mundo y recordándolas a cada instante que las quiero con locura.

Besos mil y feliz día.

N

No Comments

Leave a Comment