El otoño es tiempo de renovar: 4 ideas para cambiar la casa

¡¡Cucuuu!! ¿Qué tal amiguitos? ¡¡Por fin viernes!!

Ahora sí que me encuentro con el chip otoño modo on y, como bien dice el título, es el momento perfecto para dar un cambio de aires a cualquier parte de la casa.  Poquito a poco voy renovando los espacios, con pequeños detalles, dando un aire diferente y de verdad, el resulto hace que me sienta muy  bien por dentro.

Renovar la casa puede ser una tarea un difícil y que nos levante dolor de cabeza a más de uno, si nos ponemos como locos a cambiar por completo una estancia o hacer algún tipo de obra. Buff, qué pereza me da hasta escribirlo. Sin embargo si no es nuestra intención hacer esto, se puede conseguir un cambio con pequeños objetos o reciclando otros, haciendo posible que el salón o la cocina parezcan completamente distintos. ¡Es increíble como se nota! Que se lo pregunten a mi salón y eso que aún me encuentro ultimando detalles. Lo mejor de todo, que para lograrlo no hace falta una gran inversión, con un poquito de pintura y con detalles con gusto como pueden ser unos nuevos cojines o unos vinilos personalizados, la decoración pasa a ser completamente otra.

Y aquí viene la llamada a los amantes del Do It Yourself (DIY) porque con un poco de tiempo y de esfuerzo se pueden cambiar por ejemplo las cortinas de la casa por unos estores más modernos, pintar una de las paredes de la habitación o darle un toque diferente a un mueble o unas sillas. Así que como se suele decir el otoño es tiempo de cambios aquí os dejo algunas ideas creo que interesantes para el salón.

Idea número uno: se me ha ocurrido que una de las formas más divertidas de cambiar el mueble de la tele en el salón es pintando sus cajones por un tono completamente distinto y ponerle unos tiradores distintos si los tiene. O por ejemplo y como yo he hecho, de tener un mueble de tv rodeado de estantes con libros, he incorporado diferentes tipos de cajas evitando se vea el contenido almacenado. Con estos sencillos pasos el mueble del salón va parecer completamente distinto. Si el mueble está compuesto por varios módulos se puede hacer con todos los cajones si los tiene o tal vez solo en una de las partes. Independientemente de esto, no creo que la inversión vaya a llegar a más de 20,00 € en el caso de los tiradores, o si optamos por la opción cajas  no pasará de los 50 €.  Además con la pintura comprada se puede aprovechar, si sobra, para pintar algunos objetos como los marcos de los cuadros o alguna pequeña estantería que tengamos, sea en el propio salón o en otro lado.

Nosotros teníamos dos lámparas, una roja y otra blanca, así que, para no comprar otra blanca, hemos convertido la lámpara roja en una nueva lámpara haciendo juego con su gemela.

Idea número dos: poner un estor en lugar de una cortina. Esta es una de las ideas que más me gustan porque los estores actualmente son modernos y originales, tienen estampados muy divertidos y además son súper sencillos de poner. Hace un tiempo solo había los enrollables y poco más, pero hoy la oferta es enorme. Los hay con diferentes tejidos y diseños, translúcidos, opacos, enrollables, plegables y paquetto (que es muy parecido a los plegables pero no tienen varillas). Uno de los que más me llama la atención son los llamados noche y día porque tienen unas bandas transparentes y otras semiopacas que se van alternando para poder graduar la entrada de la luz.

Como nosotros adoramos la luz y la sencillez, tenemos toda la casa con estores blancos traslucidos.

Idea número tres: tapizar las sillas. Esta idea a lo mejor se puede complicar un poco si no se tiene mucha maña pero no es tan difícil de hacer. Lo primero es elegir la tela que más nos guste. Yo os recomiendo que sea lavable para ser más fácil limpiarla posteriormente. Para tapizar la silla hay que darle la vuelta y quitar las grapas que sujeta la tela al asiento. Con esa se corta la nueva tela dando unos centímetros más. Si la espuma de la silla está bien, simplemente hay que poner la tela en el asiento centrándola bien, se pliega en la parte de abajo y se va grapando poco a poco, estirándola bien para que no queden arrugas.

Idea número cuatro: en este caso va enfocada a la cocina. Algunas de las propuestas que he pensado es la de poner pequeños cuadros con colores muy vistosos para que llamen la atención. Otra buena opción es personalizar el reloj pintando las agujas o el fondo donde están marcadas las horas.

Otra opción muy chula es cambiar el suelo con vinilos súper guays que hay ahora mismo para todo tipo de suelos y paredes.

También se puede optar por pintar paredes e incluso muebles. Eso sumado a cambiar los agarradores, tenemos cocina nueva y si de paso, metemos alguna cesta de almacenaje junto con alguna plantita, hablamos de tener una cocina desgastada, a una cocina renovada y por muy poco dinero.

Ahí tengo centrado mi próximo objetivo, así que atentos al blog.

Y con estas ideas me despido hasta el próximo post.

¡¡Besos mil y feliz día!!

N

No Comments

Leave a Comment