¡¡Feliz Navidad amiguitos!!

¡¡Cucuuu!!

Y parecía que nunca llegaría este día, y es que un cambio en el cuadrante de vacaciones hizo que necesitase coger los días 2,3 y 7 de enero, por lo que ahora si que puedo decir que me esperan dos semanas por delante para descansar y disfrutar.

Lo de descansar con niños pequeños es una forma de llamarlo,pero si, me apetece mucho estar con mis niñas y dedicarlas el tiempo que se merecen, porque la Navidad se hace única y especial cuando eres pequeño y porque la forma de vivirlo en esa etapa, marcará la forma de vivirla en el futuro.

Mis Navidades fueron todas especiales, las vivía con mucha ilusión, puedo recordar cada día de esas fechas junto a mis hermanos y mis padres. Así fueron mientras mi padre vivió , después el jarro de agua recibido estaba tan frío que nos dejó congelados durante años.

Escribirlo me llena de lágrimas y debo reconocer que gracias a mis hijas las luces que permanecían fundidas en mi alma se han comenzado a encender poquito a poco y a día de hoy la estoy volviendo a disfrutar. Este año serán doblemente especiales y es que despediremos el año con el nuevo miembro que llegó a la familia para llenarnos de sonrisas, buenas vibraciones y mucha felicidad, mi adorable sobrina Jimena.

Me emociona recorrer en mi mente los momentos que hemos vivido, cambios, adaptaciones, aprendizajes y si, tengo dos niñas pequeñas que saben mucho, que empatizan más de lo que nos podemos imaginar, analizan todo, también lo copian, pero no dejan de ser dos intrépidas pequeñajas de tan sólo tres añitos, inquietas e imparables, entusiastas y mil cosas más, que hacen que sienta un orgullo infinito y que esté en estos momentos con la babilla colgando.

Decir adiós a la guarde parecía lo más triste del mundo, pasar por la ludoteca no fue de las mejores experiencias, pero su colegio de mayores ha sido la mejor decisión, contentos no, lo siguiente.

En 2019 se han convertido en unas autenticas atletas, han aparcado la bicicleta sin pedales para pasar a la bici de mayores con ruedines de momento, 2020 espero sea el año de circular como dos autenticas mayores. Han aprendido a nadar sin manguitos y moverse nunca mejor dicho como pez en el agua.

Su vocabulario se ha ampliado hasta el punto de dejarnos perplejos con cada cosita que nos sueltan y si, las veo capaces de superar cualquier obstáculo que se la presente.

Para mi ha sido un año de mucho crecimiento personal, donde me he demostrado a mi misma que si se quiere se puede, donde han llegado proyectos maravillosos que una vez completados el resultado a nivel personal es pura satisfacción.

He sido tíaaaaaaaaaaa, siiii, el mejor de los regalos y es que Jimena conforme crece es una súper roba corazones. ¡¡La queremos tanto!!

Y sin enrollarme mucho diré lo mismo que dice mi Guille y es que nos conformamos con seguir como hasta ahora.

Así que amiguitos, llega la hora de poner fin a mis súper madrugones, esos que a muchos os hace pensar que vivo en la oficina jajajaja de cerrar el blog hasta la vuelta de vacaciones .

Os deseo infinita felicidad en estas fechas con la gente que más queréis y que el 2020 sea un año repleto de salud, de amor, de paz y estabilidad para todos.

¡¡Gracias por estar ahí!!

¡¡Os quiero!!

N

No Comments

Leave a Comment